Follow by Email

mercoledì 11 luglio 2012

El huevo y la gallina.

Estoy a años luz de ser o de siquiera parecer 'un científico', pero pienso que todos nosotros en el curso de nuestras vidas hemos tropezado con infinidad de temas, muchos de los cuales han pasado desapercibidos (desoídos) y, muchos otros, como en mi caso, han 'golpeado' duramente nuestras imaginaciones, haciendo preguntarnos y empujándonos al intento de dar respuesta a Temas que ni los grandes filósofos de la antigüedad ni modernos han podido responder*. Pero los intentos son válidos, todos.
El eterno dilema del huevo y la gallina, no recuerdo si lo escuché por primera vez en la Primaria o en los primeros años de la Secundaria, pero lo que sí recuerdo muy bien es que, para mí, aquel asunto se convirtió en un rompedero de cabeza. Durante muchos días -estúpidamente- le daba vueltas y vueltas al tema sin encontrarle respuesta, obviamente. ¿Si la gallina, antes de ser tal, tenía necesariamente que 'salir' de un huevo, de dónde salió aquel primer huevo; o al revés, de dónde salió la primera gallina? Anotemos también que al gallo en este dilema ni siquiera lo mencionan. El pata 'entra en escena' después, cuando ya el huevo se hizo gallina, para banquetearse a su regalado gusto y placer.
El hecho de no hallarle solución (esta palabrita tomada como sinónimo de respuesta) al quebradero de cabeza, acentuaba mi creencia en un Hacedor y en los pasajes del Génesis.
Viví por mucho tiempo con casi el convencimiento de la Existencia Divina. Pensar en la complejísima y a la vez sofisticada arquitectura del universo y de la Naturaleza que nos circunda, incluídos todos los 'bichos' que la pueblan y nosotros mismos, 'bichos superiores',  reforzaban mis convicciones de entonces.
Después de aquello, por mucho tiempo el tema permaneció olvidado en algún rincón sin luz de mi memoria y, para mi 'yo' consciente, perdió importancia.
Recién en años recientes, luego de mi repentina presencia en el Viejo Continente, a raiz de mi renovado interés por hurgar (solo por decir) en aspectos bíblicos y religiosos, el tema adquirió también renovada importancia dentro de mis pensamientos.
Si bien en la secundaria y universidad había escuchado sobre "Madre Natura", "La Naturaleza es Sabia", etc., acá en Europa, en algún periódico o revista leí "Todas las Respuestas están en la Naturaleza".
Actualmente, en internet es posible leer en Wikipedia y sitios similares, algunas 'respuestas' (que respuestas no son, por eso el entrecomillado) al dilema del huevo y la gallina, o inverso. Se dice, por ejemplo que Aristóteles afirmó que lo primero en existir fue la gallina. No hay mayores referencias ni argumentos que sustenten su afirmación, y se cita a otros filósofos y científicos sin dar mayores datos referenciales.
Bien, para no hacer demasiado extenso este post, subrayo que la frase "Todas las Respuestas están en la Naturaleza", fue la que aguijoneó en mayor medida mi curiosidad.
Así, de nuevo, rompiéndome la sesera, esta vez no inútilmente, ni tan estúpidamente, llegué a cierta conclusión. La misma tiene asidero en la Teoría de Darwin sobre La Evolución. No es que sea yo un entendido en el tema, pero los que tenemos Secundaria completa (y algunos hasta Educación Superior), sabemos de qué se trata, al menos en líneas generales. 
La Evolución -que es continua e incesante- ha dado lugar a todos los seres que actualmente poblamos el globo. Lo ha hecho en miles de millones de años. Intentar mirar en sus inicios es imposible, se puede solo imaginar. Y yo imagino un gran hervidero de Vida a partir del Oxígeno e Hidrógeno, solos o ayudados por la luz solar. Aún en las cosas simples que observo debajo del caño de mi cocina por donde escapa la humedad, veo cómo la vida aflora en forma de moho, de hongos y, luego, no sé si las cucarachas y otras pequeñas bestias aparecen allí por milagro o se desprenden de ese 'hervidero de vida' en miniatura que acabo de describir. Si la vida brota debajo del caño de mi cocina, ya no es difícil imaginar lo que sucede fuera, en los mares y en tierra firme, por doquiera; bajo la luz solar, bajo la sombra y aún en la oscuridad de las grutas y las profundidades casi insondables de los océanos. Desde los organismos unicelulares y virus hasta los más complejos y sofisticados seres, están allí. Los hay para todos los gustos, desde aquellos que pueblan solo y exclusivamente los mares hasta aquellos de tierra y aún los que surcan los aires, pero me interesan los anfibios, aquellos que -pienso-, están a mitad de su evolución, o a los que Natura no ha decidido todavía si 'mandarlos' definitivamente a habitar en tierra o en agua, pero que temprano o tarde decidirá. Más interesante aún es observar a los seres vivientes desde el punto de vista sexual. 
Femenino y masculino,hembra y macho, gineceo y androceo en los seres humanos, animales y plantas, están bien definidos. Lo que me viene a la mente es que, en un inicio, los organismos eran asexuados y que la sexualidad es algo que Natura proveyó luego en el curso de la Evolución. Rezagos de ello vienen a ser ciertos peces que, dependiendo de circunstancias climáticas y de temperaturas ambientales, asumen comportamientos sexuales de macho o hembra. Sucede también con algunos animales de tierra firme que, de acuerdo a las temperaturas reinantes durante la gestación, pueden traer a la luz solo machos o solo hembras.
Entonces, siguiendo mi pensamiento, los organismos y seres han ido adquiriendo sexualidad en el curso de los miles de millones de años de Evolución. Y no se debe olvidar que la Evolución es incesante, lo que quiere decir que seguimos evolucionando, y continuaremos haciéndolo por los siglos de los siglos si no sucede una hecatombe que haga desaparecer el planeta Tierra, de raiz.
Por último, pueden verse aún animales y plantas hermafroditas; es decir que solos poseen los atributos de hembra y macho, y aquellos otros organismos que se 'duplican' al infinito atendiendo a la Ley de Natura de la Perpetuación de las Especies. Estos organismos y seres están actualmente en una etapa de la evolución por la que han pasado todos los seres vivos que pueblan el planeta, incluídos los seres humanos. En el Inicio solo estaban las Condiciones: Agua, aire, temperaturas diversas. Aparecieron los organismos unicelulares que, luego, dependiendo de las circunstancias en rededor (altas o bajas temperaturas, abundante o poco oxígeno, poca o abundante luz, etc.), comenzaron a agregarse y formar organismos cada vez más complejos hasta conformar toda la gama de organismos vivientes .animales y plantas- conocidos y por conocer, habidos y por haber.
En síntesis: el huevo (organismo simple) fue primero. La gallina (organismo complejo) vino luego.El gallo vino después, ya lo dije. Hasta aquí mi Teoría... o Hipótesis.
Comentario Final: Hoy 06 de Julio 2012, por pura casualidad, entre los muchos libros de una amiga, encontré "La Galassia Mente" de la Premio Nobel de Medicina 1986 Rita Levi Montalcini, Médico y Científico italiana, actualmente de 103 años de edad. En el citado libro ella sostiene que son cien billones los sistemas planetarios que conforman nuestra galaxia, llamada Vía Láctea y que el universo estaría conformado por cien billones de galaxias, cifras verdaderamente astronómicas. Lo curioso e interesante es que, haciendo un paralelo con la mente humana, sostiene que son cien billones las células nerviosas que conforman nuestro cerebro. Nada más y nada menos.
Otros datos que he podido recopilar al vuelo corresponden a la edad del planeta, 5 billones 600mil millones de años (¿no habré leído mal?) y que el Homo Sapiens apareció hace apenas ¡3 millones de años!, prácticamente un bebé de pecho.
Otra curiosidad que vale la pena citar es que (lo dice ella) al inicio había solo un caldo hirviente, que luego aparecieron los ácidos, luego las proteínas y (por alguna parte) el ARN -ácido ribonucleico-, y tuvo inicio la cadena vital, de lo simple a lo complejo.
(*) Respuesta, propiamente, no hay. Hay Teorías e Hipótesis 'imposibles' de verificar.